En el transcurso de los años se han ido desarrollando tecnologías que apuntan a mejorar la eficiencia energética de los procesos de chancado y molienda. Pero la actual pandemia sanitaria del Covid-19 está afectando a la minería y por cierto, al mercado de estos equipos. ¿Hasta qué punto? Las visiones de expertos a continuación.

Por Daniela Tapia de Nueva Mineria y Energia

Los procesos de chancado y molienda resultan vitales para la cadena de valor desde la mina hasta la concentradora, pero varios son los factores que se han vuelto desafiantes para su operación. Entre ellos, destaca el envejecimiento de las minas, la caída de las leyes del mineral y la presión en consumo de agua y energía.

Es por esto que en el último tiempo, las empresas proveedoras han impulsado una serie de innovaciones para asegurar la continuidad operacional y brindar un servicio que se adapte a las necesidades del cliente minero.

Jaime Sepulveda - Chancado y Molienda de Minerales: Asumiendo cambios y desafíos

Para Jaime Sepúlveda, director ejecutivo de J-Consultants, el consumo de energía constituye el principal ítem de costo en operaciones de chancado y molienda particularmente en la molienda, por lo que los desarrollos de nuevas tecnologías apuntan a mejorar la eficiencia energética de estos procesos.

El desarrollo de mayor relevancia en esta área señala el ejecutivo ha sido la introducción y consolidación de la tecnología HPGR, la que hoy se presenta como una alternativa atractiva y probada frente a la molienda SAG, amenazando con reducir eventualmente el espectro de aplicación de los molinos de bolas convencionales.

“No podemos ignorar, eso sí, que la tecnología HPGR fue inventada hace unos 40 años y recién hoy podemos referirnos a ella como una opción consolidada”, comenta Sepúlveda».

Como un ejemplo entre varios, la minera Sierra Gorda, de KGHM, ha utilizado la tecnología HPGR, cuyo mecanismo de compresión por capas y a la ruptura interpartículas, genera una reducción en el consumo energético y por lo tanto, funciona con mayor eficiencia.

“Por otro lado, las correas del chancador y el stock pile trabajan encapsuladas y bajo un método de supresores y colectores de material particulado, de manera de impedir que impacten al medioambiente”, indicaron desde la minera en una oportunidad, añadiendo que uno de los logros más connotados de la compañía fue haber alcanzado la operación nominal en 72 días después de recibir los tres molinos de procesamiento, lo que representa un récord en la industria.

En las fases más tempranas de desarrollo, también destaca la creciente aplicación de tecnologías de “sorting” orientadas a eliminar tempranamente en el proceso las rocas o partículas de menor grado de mineralización (ley).

“A ello se suman las nuevas tecnologías de “pre-ablandamiento” del mineral, mediante la aplicación de intensos pulsos eléctricos, antes de ser alimentado a las etapas tradicionales de SAG/Chancado/HPGR/Molienda”, sostiene el experto de J-Consultants.

Otra de las innovaciones más recientes consiste en la existencia de simulaciones matemáticas para determinar cómo se muele un material o cómo lo impactan las distintas bolas, con el fin de optimizar las velocidades con las que se giran los molinos.

Por otra parte, los proveedores mineros están buscando formas de minimizar el consumo de agua fresca en los procesos de molienda/ concentración. “No tanto por el costo del agua, sino más bien por múltiples consideraciones ambientales”, asegura el especialista.

PRESENTE Y FUTURO

Pero si hay un elemento que ha estado marcando el rumbo de los equipos de chancado y molienda ha sido el de la competitividad. Esto, porque desde hace una década que este mercado se ha visto fuertemente influenciado por la presencia de nuevos actores mayoritariamente de procedencia china.

Claudio Delgado - Chancado y Molienda de Minerales: Asumiendo cambios y desafíos

“Este hecho ha aumentado notoriamente la competitividad en este tipo de equipos, con una patente penetración en la mediana minería”, dice Claudio Delgado, gerente de Operaciones de Ciptemin, quien menciona como un hito la pronta fusión de Metso Minerals con Outotec, dos grandes compañías proveedoras, la que se hará efectiva a fines de junio de este año.

Pero la actual pandemia sanitaria del Covid-19 está repercutiendo en todos los ámbitos de la vida social, especialmente en la economía global. Y la minería no es la excepción.

A juicio de Jaime Sepúlveda, la industria minera ha demostrado ser muy resiliente en períodos de crisis, como el actual. “Es posible que los nuevos proyectos de inversión más importantes puedan sufrir algunas demoras en su ejecución, sin embargo, las operaciones existentes seguirán funcionando a toda marcha, ya que la demanda por los productos debiera recuperarse rápidamente una vez superada la crisis actual”, indica el profesional.

El ejecutivo de Ciptemin, por su parte, afirma que es indudable que el Covid-19 impactará negativamente en el rubro de los equipos de chancado y molienda, aunque es dificil prever el comportamiento futuro de los mercados en función de la demanda y oferta de minerales, particularmente del cobre.

“China es el principal consumidor y nuestro mayor comprador de cobre, pero no sabemos con certeza cuál será la evolución del precio del metal en el corto plazo, lo que depende de la situación de la crisis sanitaria y de las decisiones que se tomen en la sesión anual del Congreso del Pueblo de China”, manifiesta Claudio Delgado.

Ante este escenario, las actuales proyecciones de Cochilco y el Banco Central han sido ajustadas a la baja. De esta manera, agrega Delgado, podría asumirse que si el precio llegase bajo los US$2,3 la libra de cobre, algunas faenas podrían suspender temporalmente sus operaciones debido al flujo de caja, así como también muchos proyectos que involucran equipos de chancado y molienda.

“Éstos podrían no ser económicamente rentables, afectando directamente al rubro. De hecho, recientemente fueron suspendidos dos importantes proyectos en etapa de construcción, como lo son Quebrada Blanca Fase 2 de la minera Teck; e INCO, de Minera Los Pelambres, los cuales incorporan equipos de chancado y molienda ya adquiridos y registrados por el mercado”, señala el representante de Ciptemin.

¿Serán estas condiciones las determinantes para el futuro de los equipos de chancado y molienda? ¿Cuáles son las proyecciones estimadas para este mercado? Hay un punto de consenso entre los expertos. Éste es que la industria proveedora continuará ofreciendo soluciones de equipos de mejor calidad, revestimientos más fáciles y más rápidos de cambiar, metodologías de mantención y equipos con mejores comportamientos en cuanto a consumos energéticos